Síndrome de la vuelta de las vacaciones

El verano y la temporada de las vacaciones ya están detrás de nosotros. Todo el mundo deshizo sus maletas y volvió a la vida cotidiana. Pero cada vuelta de las vacaciones de verano normalmente dura un poco más que deshacer la maleta. Observando los viajeros y viajeras, o para ser más precisa, las turistas y los turistas, me di cuenta de un fenómeno universal: síndrome de la vuelta de las vacaciones. Seguramente ya reconoces de qué se trata. En pocas palabras, se trata de un tipo de leve depresión de corta duración. Se manifiesta ya al cruzar la frontera o salir del lugar de vacaciones.

Lee los indicadores siguientes y asegúrate de si este verano tú también sufriste este síndrome.e5ce8373f1e3d904eb0dd2a4828f28e9

-Al llegar a casa vacilas si deshacer la maleta y lavar la ropa, para seguir disfrutando de olores mezclados de arena, sal del mar y protector solar.

– Pospones tirar el protector solar que caducará pronto, porque hasta que no lo hagas, el verano no ha terminado.

– Estás un poco deprimid@ y negativ@ a las obligaciones cotidianas y estilo de vida que conoces, pero te animas al pensar de la playa y el sol.

– Idealizas el lugar y país de vacaciones (por ejemplo, para los serbios, después de las vacaciones, Grecia tiene la comida más rica y el clima más sano: el sol, las playas y el cielo despejado). Dices que allí nunca estarías de mal humor, y que no te dolería nada cuando cambia el tiempo.

-Tan pronto como consigues usar el internet subes el selfie veraniego al perfil de facebook, y regularmente bombardeas a los amigos con las fotos de cada café que has tomado o plato que has lamido.

-Los primeros días después de regresar todo te parece sombrío. Maldices el país, el trabajo, los colegas y los compromisos.

– A cada par de horas  miras las fotos y recuerdas los momentos que sabías que ibas a extrañar.

– Cuentas a todo el mundo lo que probaste, bebiste, viste, compraste, hasta a los que no te habían preguntado nada.

– Te quejas de la cama que te pellizca y elogias todo el confort de las habitaciones de hotel, comidas en restaurantes.

– En la playa tomaste infinitas fotos en la misma pose y luego en casa las miras admirando tu figura de verano.

45d714579d4a6a8af4dd7e561423c422¿Te reconoces en la mayoría de esas situaciones? Entonces sin duda sufres el síndrome de la vuelta de las vacaciones. Pero no te preocupes. No eres el único. ¿Pero que podrías hacer para aligerarlo? Ten en cuenta que con el cambio de lugar y traslado dejos de la vida cotidiana logras muchísimos beneficios para tu cuerpo y el alma (¡aunque daños a la cartera!). Al volver, tan pronto como sea posible ponte a hacer lo que te apetece también cuando no estás de vacaciones. ¡No tienes que estar lejos para disfrutar! No importa si dura dos días o dos semanas, este síndrome de vuelta es tan normal como la euforia por el viaje. No es de extrañar que se manifieste tan a menudo porque no hay nada mejor que ser turista, gastar en los placeres y cosas pequeñas, estar lejos de las preocupaciones, la presión, y todas las cosas que trae la vida cotidiana. Al fin y al cabo, nadie está a la espera de las vacaciones de verano por la vuelta, sino por la partida! 😉

¿Y tú, como pasas por alto este síndrome? Comparte con nosotros tus experiencias. 🙂

 Todos los derechos reservados © Sueños en maletas

Advertisements

Ostavite komentar, volela bih da čujem vaše mišljenje

Popunite detalje ispod ili pritisnite na ikonicu da biste se prijavili:

WordPress.com logo

Komentarišet koristeći svoj WordPress.com nalog. Odjavite se / Promeni )

Slika na Tviteru

Komentarišet koristeći svoj Twitter nalog. Odjavite se / Promeni )

Fejsbukova fotografija

Komentarišet koristeći svoj Facebook nalog. Odjavite se / Promeni )

Google+ photo

Komentarišet koristeći svoj Google+ nalog. Odjavite se / Promeni )

Povezivanje sa %s

%d bloggers like this: